martes, 13 de noviembre de 2007

MI HIJO Y LAS RUEDAS


Desde siempre he observado que mi pequeñajo siente una atracción especial por las ruedas de sus cochecitos de juguetes, se puede pasar un buen rato girándolas y observándolas, pero ya su pasión ha ido a más, le vuelve loco todo lo que tengan ruedas, un cochecito de bebé, un coche grande, un camión, unos patines, una bicicleta,...
Se queda mirando como gira, y en cuanto puede se acerca para hacerlas girar él, incluso lo ha intentado con coches aparcados, sobre todo aquellos que tienen unas llantas llamativas, parece que se le ilumina hasta los ojos.

Sé que éste no es precisamente un buen síntoma, pero ya lo tenemos superado, ¿ o acaso no hay personas que adoran otros objetos?, digamos zapatos, sellos, pins, etc. Mi hijo es así, simplemente particular hasta en sus aficiones.

Aunque últimamente también va interesándose por otras cosas, como las cuerdas de una guitarra, ¿a qué es muy especial?, para mi el mejor nene del MUNDOOOOOOOO.

3 comentarios:

Da y Fa dijo...

Totalmente de acuerdo! Es el mejor del mundo!!!
No solo muchas personas adoran distintos objetos, sino que además, no todo es permanente... Quién te dice después cambia de intereses!
Cariños desde Argentina!
Fabi

mamiago dijo...

A Iago le pasa eso con muchas cosas, principalmente las gorras de la gente...

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Hola! Me encanta poder recibir mensajes en el blog de Tomàs de gente linda. Tengo familia en Canarias pero vivo en Elche. No estàn solos, tenès una amiga y mis hijos pueden ser amigos de tu hijo para siempre. OJALA HUBIERA UN PUENTE PARA PODER CRUZAR CON UN COCHE CON CUATRO RUEDAS!!. Podrìamos compartir muchas lindas experiencias y aprenderìa mucho de ustedes. Laura