martes, 10 de agosto de 2010



Hoy he enviado el escrito de Queja al diputado del Común a ver si encontramos una solución a los problemas con el certificado de minusvalía de Saúl, y en estos momentos me pregunto, porque tantas trabas?

Hace mucho que acepte lo que le pasaba a Saúl y he tenido claro que no será un camino fácil, pero pensaba que sólo me tendría que enfrentar a la discapacidad de mi hijo y no también a la discapacidad de una sociedad que siente miedo a los diferentes. A la discapacidad de profesionales que ponen etiquetas a niños con sólo observarlos en una ocasión, sin tener en cuenta el momento, el entorno y lo que supone sentirse observados , tienen autismo, pero son diferentes entre ellos, por Dios!. A la discapacidad de un administración a la que no le importan nuestros derechos, ni los perjuicios que ocasionan a los más necesitados por su pasividad, incompetencia, e irresponsabilidad, que no vale que me digas que están desbordados de trabajo y que tengo que esperar, que no vale que me ignores y te justifiques diciendome que sólo llevo esperando 2 MESESSS, Y QUE SÓLO HAY QUE ESPERAR 10MESESS, NO ME VALE, A MI HIJO NO LE VALE, No.


El otro día le comentaba a mi hermana que en esta vida nos tocó luchar y en eso estamos, pero agota, no es justo que después de lo que vivimos también tengamos que pelear con la burocracia.


Se trata de PERSONAS, no de EXPEDIENTES, de Necesidades y sobre todas las cosas DE DERECHOS. No queremos nada que no nos corresponda.


7 comentarios:

Betzabe dijo...

Comprendo tu molestia pero debo decirte que no se trata de discapacidad la del sistema de obra social y sus funcionarios, se trata de incapacidad, negligencia e ineficiencia, las cosas por su nombre, la discapacidad jamás debe utilizarse con connotación negativa, discapacidad no es sinónimo de hacer mal el trabajo o hacerlo a medias o de menor calidad.

Discapacidad = trabajo mal hecho puede promover justo los que no deseamos.

Claro que Saúl se merece todo, tiene los mismos derechos y es insólito y absurdo que espere 10 meses por una renovación de su certificado y por ello se le niegue el acceso a los recursos que necesita.
Animo!!! que la pelea es peleando!

María mamá de Javi dijo...

Te comprendo perfectamente. Para mi lo mas duro de enfrentarse a una discapacidad es ver que los derechos de nuestros hijos son papel mojado, que no les importan nada a la administración, pero que no se preocupen que sus madres estamos ahí para exigirlo, pero es duro estar en esa posición y agotador...
Mucha fuerza, espero que se vayan solucionando las cosas.
Besos

Marina dijo...

Espero que lo puedan solucionar. Es injusto lo que hacen con nuestros hijos y, en definitiva lo que hacen con nosotros como familia.
Animos, espero que alguien tome consciencia y respeten los derechos de Saúl.

Senovilla dijo...

Sólo tengo palabras para decirte que no dejes de luchar nunca.

Un abrazo

Graciela dijo...

Sandra supongo será abulia burocrática, es vergonzante...espero pronto te conteste el defensor, se tomen el tiempo para realizarle al Rantoncito el bendito certificado!

Besos y abrazos

MARÍA dijo...

Pues sí, Sandra, te tocó luchar, luchar de manera incansable, constante, por un camino complicado, pero piensa que tienes árboles que te pueden dar sombra y bancos sobre los que poder sentarte. Yo soy uno de ellos, así que aprovéchalo siempre que lo desees.

Cristina dijo...

Sandra,que mal me sabe leer todo esto...he estado de vacaciones y no me había enterado de como ibas y ahora entro en tu blog para ver si tenias noticias de algo y me encuentro este plan...ufff,que injusto.
Un abrazo,de corazón y adelante,chica,lo haces muy bien y por lo que veo tienes mucho apoyo,me alegro un montón.