martes, 24 de febrero de 2009

RITUAL A LA HORA DEL BAÑO




A Saúl le gusta mucho la hora del baño, por la noche, si ve que hay gente en casa y es la hora de bañarse a veces las acompaña a la puerta para que se vayan, me supongo que pensará que hasta que estén las visitas no puede bañarse y se enfada bastante si se retrasa ese momento especial para él.

Normalmente lo baña papá, le pone agua tibia en la bañera, sin jabón, porque se la bebe, y sus juguetes favoritos: el barco de caillou, con caillou y su gatito,un barquito pequeñito, e incluso la sirenita de Alba.y hasta aquí todo estupendo, pero nos hemos dado cuenta que desde hace un tiempo sigue un ritual en todo ésto, y si se cambia algo, llora y se coge una buena perreta.

Primero hay que ponerle agua en la bañera y después a sus muñequitos, luego se mete él, permanece unos 10 ó 15 minutos jugando y luego quiere salir, pero de la siguiente manera, nos da los juguetes uno a uno y por un orden determinado,"el barco de caillou, adiós barco de caillou, caillou, adiós caillou, el gatito, adiós gatito,el barco chiquitito, adiós barco chiquitito, la sirena, adiós sirena", y después para salir y secarse hay que ponerle la toalla de una forma concreta. Si no se sigue este ritual, ¡ LA QUE MONTA!, así que a la hora del baño no valen las prisas ni los despistes, todo tiene que seguir su orden.Quizás en su cabecita ésto tenga un porqué, quizás estas cosas son las que le dan tranquilidad.

10 comentarios:

Fabi dijo...

Es muy posible que estos pequeños rituales le den tranquilidad y seguridad.
Por otro lado en algunas cosas lo entiendo a Saúl... es incómodo irse a bañar sabiendo que hay gente en la casa de visitas... quizás te pierdas de algo de la reunión, jijiji!!!
Me alegra que ya esté mejor de su broncoespasmo.
Un beso grande!
Fabi

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

San
Yo pasè por esa y durante mucho tiempo. La psicòloga que atendìa a Tomi, en ese momento, me aconsejò romper las rutinas. Si iba por un camino, que mañana fuera por otro. Si se sentaba en una silla, que mañana se sentara en otra. Y que si lloraba no importaba. Cuesta pero se puede!

Graciela dijo...

Saúl acompaña a las visitas jajaja, tendrían que probar bañarlo cuando estén allí...despide sus juguetes qué amoroso!!!...lo cuentas de una manera que me parece verlo. Como dice Laura cambiar de a poquito el órden de los juguetitos.
Y en todo caso no afecta tanto aún es pequeño, pero si intentas sacarle los berrinches ohhh...sabré el tesoro por qué desea que las cosas sean de esa manera.
Ya pasó lo del broncoespasmo???!!!...espero que el clima cambie y se pueda recuperar muy bien...besos Alba y para todos abrazos!!!

La Sonrisa de Arturo dijo...

Ya veo que con Saúl no valen las prisas...

MamideGlori dijo...

Acabo de conocer este blog, encantada. Leo las manías de tu hijo y me río, porque si yo te contara lo que hay que liar en mi casa para bañar a Gloria... Rituales y más rituales, todos los días igual. Si un día te saltas algo comienza la rabieta. Pero poco a poco se van haciendo más maduros, y mejoran esas rabietas. Te lo digo en serio, yo tampoco creía a quien me decía eso, pero ahora lo estoy viviendo y empiezo a entender que se van haciendo un poco más tolerantes a la frustración.
Bueno pues si quieres pasarte por mi casa allí te espero. Un saludo.

Yoly dijo...

J tiene su ritual para bañarse, para comer, para dormir. No son cosas taaaaan estrictas pero a J le gusa hacer las cosas de una misma forma y sin muchas alteraciones aunque ya no se molesta mucho con los cambios.

Besos

mamiago dijo...

qué cosas! verdad?

yoly dijo...

realmente es increible las distintas maneras de rituales a la hora del baño mi hija Cari me enloquese , pero nos reimos mucho y disfrutamos juntas el momento.

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Te espera un premio en el blog de Tomi
Besos

Cuca dijo...

Nuestros chicos son increibles, pero a ellos las rutinas les dan seguridad. Saludos
Cuca