miércoles, 16 de julio de 2008

VISITA AL OFTALMÓLOGO

Hace un tiempo le comenté a la pediatra de Saúl que se acercaba mucho a la tele cuando veía sus dibujos animados, y ella estimó oportuno que visitara al oftalmólogo para descartar posibles problemas de visión.

Tras esperar aproximadamente Dos Meses, hoy por fin acudimos. Cuando llegamos, la sala de espera estaba abarrotada, y es que era en el hospital materno infantil y allí había muchos niños para diferentes patologías. Era un ambiente un poco agobiante, con tanto ruido, y tanta gente, lógicamente Saúl estaba Alteradisimooooo,menos mal que al comentar que él tenía autismo no lo hicieron esperar mucho para entrar en un principio. Lo vio una doctora muy agradable, y eso que él no paraba de llorar y patalear, claro, también era un sitio absolutamente desconocido. Tras un primer contacto, le mandan fuera a ponerse unas gotitas que le dilataron la pupila y a esperar Media Hora Más, fue agotador para nosotros. Entra de nuevo, intentan mirarle los ojitos, seguía pataleando y llorando, y nos dice la doctora que cree que no tiene nada, pero que no lo ha podido ver muy bien, y que volvamos en ocho meses.

Lo peor no fue eso, sino que al tener las pupilas dilatadas no veía bien y ha estado toda la tarde muy molesto, mirando con los ojos casi cerrados, pues le molestaba la claridad. María, su terapeuta nos contó que al recibir toda su información mediante imágenes y tener una visión borrosa, pudiera ser que se encontrara algo angustiado. A ver si va mejorando sus ojos y vuelve a estar más tranquilo, y es que lo que para otro niño resulta normal, en su caso siempre se complica un poco, así es nuestro día a día.

7 comentarios:

Yoly dijo...

Ufff eso de tener la pupilas dilatadas si molesta, pobrecito.

Dale un besito de mi parte.

Graciela dijo...

hola mi cielos todas por ahí!!!, hace poco a Lucy le hicieron un estudio que incluyó fondo de ojo...se mareaba, le dolía la cabeza, no pudo hacer vario exámenes, solo era que los anteojos estaban mal graduados.
Sandra, mira mi amor el escándalo que hizo, no le conté lo que sentiría...se ocuparon otros de hacerlo!!!. Junto a ella había un niño de 7 años, que saltaba por todos lados, se reía y ella que lloraba, gritaba QUE SE HABÍA QUEDADO CIEGA y montones de palabras!!!
Imagino a mi pequeño en eso de dilatarle las pupilas, pobre ángel.
Un consejo de mamá, si hubiera por allí un oftalmólogo/a pediatra, llévalo allí. Ellos saben como tratar a los niños. Cuando operaron a Carla con 1 año de edad, su pediatra me envió a un Urólogo Pediatra. En el instituto todos eran pediatras, el radiólogo, el anestesista, los ayudantes...hizo que a pesar de llorar como loca, me tranquilizaran como si fuera una niña y a mi bebé la trataron de maravillas todo el tiempo que llevó la cirugía y el posterior tratamiento.
Besitos a los dos angelitos!!!

Laura Gòmez Àlvarez dijo...

Si a nosotros nos molesta el fondo de ojos, imaginate a ellos! Muchos cariños desde Elche!!!

Nono dijo...

Es posible que un día nos pongamos a pensar en todo la que hacemos por los hijos, por todos y cada uno de nuestros hijos y ese día nos vendrá a la mente una sola cosa a pesar de los trabajos, las vigilias, los sustos y terrores de la desesperación, de la oportunidad vivida que tanto dolor concreto nos causó, solo una cosa que nos sanara tanto pasar, su sonrisa una sola sonrisa de Saul ahoga un millón de lagrimas. Familia adelante. Avanti a toda vela, a pescar sonrisas de ratón los llantos los olvidaremos pronto.

NONOCASTRO dijo...

Me gustaba mas la foto de la Papelera corregida MALOCUUU.

mili -violeta dijo...

Pobrecito Saul,eso es muy incomodo.
Lo malo es que despues de haber pasado el mal rato, no te han dado ningun diagnostico.
Besos y abrazos

nono castro dijo...

Hoy fui de visita a la casa de Saul en la mañana, al llegar junto a mi hermano, su padre, que entro de la mano de su hija Alba, yo, no se porque, me quede despistadisimo en la puerta de la casa sin entrar, fue solo medio segundo y El Ratón llego, aceptó de buen agrado mis achuchones y besos para lo que siempre me pongo a su altura nunca le subo a la mía por lo menos inicialmente, el me cogió la mano y me dijo, Tío Nono, Ratón, luego tiro de mi para hacerme pasar a su casa cerro la puerta y me condujo al salón, donde me miro, y con una sonrisa me dejo en medio de la habitación. El siguió en su tema que era mas importante seguro.
Es maravilloso ver a un hombrecito de 4 años que se acerca a ti y te convierte en parte suya sin darte ni pedirte nada solo sonrisas como moneda de cambio y el pago con algunos besos y abrazos que hasta hace bien poco no eran fácil dar. Me he dado cuenta que todo consiste en el respeto, en no entrar en ningún espacio violando su intimidad o su quehacer, que siempre es muy importante.
Saul entiende mucho del respeto a la individualidad y al espacio vital que nosotros tantas veces no entendemos.

Besos torrenciales y caudalosos para los cuatro. Bueno, mas besos para Alba y algunas cosquillas. Para Saul también