miércoles, 10 de septiembre de 2008


El Ratón esta de buenas solo si coge el tambor. El día 31 me vino a ver y estaba un poco cansado, tenía las ojeras grandes y una herida en la base de la nariz en un lateral de su fosa nasal. Se rasca hasta hacerse daño. No quería entrar en ninguna cosa que no fuera el y se puso a observar la fuente y los instrumentos del cuarto de la tele, le dejamos solo y cuando vimos que tardaba y no se le oía Carmen se acercó y me llamó para que le viera subido al espaldar del sofá cama. Estaba con dos baquetas en su mano izquierda y buscaba apoyo para poder coger una tambora de la Gomera. Yo le cogí para que no se cayera y muy enfadado porque quería coger la tambora, de la mano y protestando vino conmigo hasta la mesa del comedor donde estaban todos sentados y charlando, en principio no quería venir pero como quería el instrumento me seguía, mirando la tambora y el camino hacia el comedor. Coloque la tambora sobre la mesa y el rezongaba porque no le dejaba hacer nada hasta que le coloqué en mis rodillas y cogiendo sus manitas le puse una baqueta en cada una y le toque la tambora con sus manos, se volvió a enfadar y no le deje tocar hasta que no me asegure que tocaría lo que yo le había enseñado, empezó bien hasta que la anarquía se apodero de el e hizo lo que le apetecía que fue aporrear la tambora hasta que perdió el control de todo. Fuerza?, la máxima potencia Lugar donde tocar?, el cuero y también los aros. Me da en la nariz que este es percusionista por naturaleza. Se lo paso divino hasta que se canso y no quiso saber más del pequeño tambor de la Gomera que para el era inmenso y lo mas cercano a la felicidad. El día 8 de Septiembre vino de nuevo a visitarme y se llevo una sorpresa que le dejo patidifuso, en las paredes de casa no había nada colgado, ningún cuadro, la casa estaba vacía, no encontró su fuente, y los muebles estaban cubiertos de plásticos, la entrada olía a pintura pero el en un alarde de valentía entró, era un lugar que conocía y se puso a tocarlo todo, cuadros, cajas, esculturas. Y llego la gran batalla de la orina, se desarrollo en casa. Mi hermano y el se pusieron a orinar a dúo de pie en el baño pequeño. Está claro que todo tiene su ritmo, su tiempo, Saúl lo sabe y no tiene prisa. Los que tienen prisa son sus padres Mane y Sandra. La herida se le va cicatrizando lentamente pero bien. Cada vez lo tengo mas adentro y a Alba que guapísima como una Zíngara acompaña siempre al pequeño y especial hermano que como buen roedor nos come el grano del cariño que nos deja depositar en el a todos nosotros. Besos para los cuatro

3 comentarios:

Yoly dijo...

Me ecanta leer sus relatos y el gran cariño que le tiene a Saúl causa una gran emoción.

Gracias por compartir tan lindos sentimientos.

La Sonrisa de Arturo dijo...

!!!!Hola Tono!!!
Si que fue valiente, entrar en una casa totalmente distinta....Pobre Saúl...pintáis y le cambiáis todo...debió alucinar bastante. Espero que lo del pis vaya avanzando. Ya sé que Saúl no tiene prisa, pero tiene que crecer un poco.
Un beso grande.
Esther.

Graciela dijo...

hola Nono...tus vivencias con Saúl y Alba me ponen la piel de gallina...no sé si se dice así allí. Carmen y vos tienen la paciencia, Sandra y el papá quieren ver todo resuelto ya???...lo de el pañal o hacerse pis encima lo he vivido con mi hija menor hasta los 12 años, problemas no había porque los estudios así lo demostraron...solo que cada niño tiene sus tiempos...y los papás debemos ser consciente de ello, cada hijo es diferente al otro.
Han pintado la casa, viajado...me alegro muchísimo por ustedes!!!
Besos + besos