lunes, 26 de abril de 2010

MAS MANIASSSSSS!!!!!

Saúl a veces me vuelve LOCAAAAAAAAAAAAA. Entre sus nuevas manías está la de coger una botella de agua y tirarla en la encimera de la cocina para verla caer y beber directamente de allí, según va cayendo, como si fuera una cascada, se pone debajo y bebe, y allí voy yo después a secar el agua del suelo.


En cuanto a lo de morder sigue en ello, pero intenta esconderse un poco para hacerlo, se va a su habitación, desmonta su cama y muerde el edredón y las sábanas. Su habitación está siempre desordenada, llega y tira todo por los suelos.

Otra manía es que quiere estar en casa todo el tiempo disfrazado de manny manitas, y cuando vamos a salir y se tiene que cambiar, él intenta que no, pero al final entre enfados y perretas tiene que ceder.


Sus manías a veces me desquician, pero intento aceptarlas y llevarlas lo mejor posible. Nadie nos ha dicho que este camino fuera fácil, pero a veces me saturo, y tengo que respirar hondo y seguir adelante, a ver si se va calmando.



9 comentarios:

MAGALI dijo...

Como tecomprendo Manuel cuanod esta molesto o noq uiere algo se muerde su polo... Y sobre la cama .. Tambien lo hacedestiendela cama demi cuarto. Pero yo he optado en cerrar mi cuarto. Pero en su cuarto lo persigo para que me ayude a tenderla.
Y siq ue ha funcionado al ver que la tiene que tender .. Como que ya no le gusta... Y prefiere hacer otras cosas.
Tal vezte funcione..
Cariños y besos y mucha paciencia...

Georgina y mi bebe Nicolas. dijo...

Yo lo se, es bien dificil comprender las manias de nuestros hijitos por demas originales, cada cosa que se les ocurre.

Georgina.

Marina dijo...

Constantino también muerde todo, aunq desde que empezó integración sensorial eso va cambiando.
El agua, jeje, es ocurrente! Pero, los chicos son chicos, no?
Besos!

Betzabe dijo...

Madre que manias!!!

Me imagino el reguero de agua, lo de moder todo, bueno ya Diego lo tiene bastante controlado , pero que puedo decir si yo mordi todo hasta bien grande jejeje, los ganchitos plasticos con los que se sujetan las etiquetas de la ropa nueva aun no me puedo resistir a morderlos jijiji

Paciencia y mas paciencia, ahorita yo estpy empezando a preocuparme porque al parecer los rimpecabezas se pueden volver una problematica mania, despues de que le costaba armarlos ahora lleva uno para todos lados!!!

Espero se le pase a Saul muy pronto estas nuevas manias, porque asi como vienen se van a veces.

Graciela dijo...

Una catarata en la cocina uyyyy mi madre!

Sabes que mis hermanos mordían las sábanas y las rompían, he recordado eso hoy, tardó mucho en irse esa manía.

Cuando estés saturada, gritaaaaaaaaa

Besos a todos :)

Andrea dijo...

Uy que cosa!.. Romina cuando se las trae se las trae, y cierto a veces hay que contar hasta mil!!.

Pero creo, que los límites son algo escencial. En mi caso con Romina, ella puede jugar y desarmar todo su cuarto como quiera.. ahora, después tiene que Juntar todo!.

Lo que en mi caso hago es que ella respete lo que hace el otro. En mi casa yo tengo una señora que me ayuda con las tareas, y hace las camas de las niñas. Si Romina quiere "desarmar" su cama, no la dejo. Mas que nada por respeto a la persona que se la hizo de corazón.

De tanta lucha otro método que encuentré fue que "colabore" entonces con las cosas, y así se le quitó esas ganas de tirar todo al piso.

Por qué no intentas que Saúl ayuda con las tareas de la casa? como hacer su cama, juntar sus juguetes..?

capaz que te resulta y deja de hacer todas esas cosas...


Besos!!

Nono Castro dijo...

Cuando entre en aquel maravilloso patio, cuando encuentre los duendes y las hadas del huerto, cuando entre en la cueva de las vacas y vea que dentro de su nueva casa el sol entra directamente por el cielo, abierto, sin techo, como fue en nuestra infancia, entonces se tendera en el suelo y tendras que poner mas lavadoras que Antoñita Rosa. Que sea pronto.Un beso.

ana pastor dijo...

A veces parece facil todo lo que hacemos, pero también es cierto que nuestros hijos nos producen sensaciones extremas, una felicidad increible en cada avance y a veces desesperación cuando no arrancamos.

La Sonrisa de Arturo dijo...

A veces tenemos que respirar, y contar hasta diez o hasta cien, es normal.!ánimo!